Menu

Ni la enfermedad ha sido capaz de detener los sueños de Sandra Milena

Ni la enfermedad ha sido capaz de detener los sueños de Sandra Milena

Se esforzó para sacar su carrera adelante. Es una de las integrantes del programa 'Ser Pilo Paga'.

El 2 de agosto de 2015 era un día trascendental para la vida de Sandra Milena Arévalo Gómez. Y ella lo sabía. Estaba a punto de presentar su prueba Saber 11 y definir su futuro profesional. Su sueño de ser periodista estaba en juego.

Justo antes de entrar a la prueba recibió un documento que contenía información sobre cómo postularse a una de las becas del programa Ser Pilo Paga y tenía un título que Sandra recuerda muy bien: ‘Elige por tu futuro’. Y eso fue lo que ella hizo.

Dos meses más tarde se encontraba en la casa de su primo revisando los resultados de la pruebas, y el trabajo duro fue recompensado con un puntaje de 324, el reconocimiento como la mejor de su colegio y una noticia que ella jamás olvidará: "Felicitaciones, eres una posible aspirante a las becas del programa Ser Pilo Paga".

Desde que cursaba noveno grado tuvo claro que estudiaría periodismo, a pesar de que la universidad era una incertidumbre, dado los pocos recursos económicos con los que cuenta su familia.

Pero la pobreza no es el único obstáculo que esta joven de 17 años ha enfrentado. Cuando tenía solo ocho meses de nacida, a Sandra le diagnosticaron retinoblastoma o cáncer en la retina de su ojo derecho, y estaba tan avanzado que la única opción que tuvieron los médicos fue extirparle el ojo y adecuarle una prótesis.

Cuatro meses después, su ojo izquierdo también resultó afectado y tuvo que ser sometida a 25 sesiones de quimioterapia y tres de rayos láser para contrarrestar la enfermedad. Para entonces tenía tan solo un año y medio de edad.

“A mí nunca me llevaron a controles médicos para evitar que la enfermedad avanzara y por eso la visión en mi otro ojo se redujo”, recuerda hoy Sandra, con una tranquilidad que asombra, como si ese episodio hubiese sido un tema menor en su vida.

A pesar de su enfermedad y sus limitaciones visuales, Sandra nunca se sintió diferente ni excluida; tuvo una niñez normal y su etapa escolar la culminó con ayuda de sus profesores, compañeros y familiares.

Pero, además de su enfermedad, otra de las luchas que ha tenido que librar es la de sobrellevar las enfermedades de sus propios padres.

Su mamá, de 56 años, hace 13 sufre de párkinson, y, aunque la enfermedad no le genera mucho dolor, sí le impide realizar trabajos de fuerza, por lo que ha tenido que dedicarse al hogar y dejar de trabajar.

Por otro lado, su papá, de 58 años, hace tres fue diagnosticado con trastorno bipolar, lo que le ha impedido tener un trabajo estable y además trajo problemas de violencia intrafamiliar que provocó la separación de su esposa.

“Mi papá siempre había sido agresivo con nosotras, nos agredía verbal y físicamente, y además es alcohólico. Cuando le diagnosticaron trastorno de bipolaridad entendimos el porqué de sus comportamientos”, cuenta la joven.

Aun así y pese a todas las dificultades, su rostro transmite tranquilidad y esperanza y su actitud es la de una luchadora que en vez de acongojarse y darse por vencida, está decidida a trabajar para cumplir sus metas.

Sandra Milena nació en Bogotá, pero toda su vida ha vivido en la vereda Hato Grande, en el municipio de Suesca. Su familia es campesina y la única fuente de ingresos es la ganadería. En su casa no hay internet, y, aunque cuenta con celular, nunca tiene señal.

Cuando supo que había salido beneficiada del programa Ser Pilo Paga, su vida se llenó de ilusión y entendió que su lucha apenas comienza. Escogió la Universidad de La Sabana y cuando ya tenía todo listo para iniciar, recibió otra noticia que la llenó de optimismo.

El 18 de marzo, y gracias al esfuerzo de su familia, será sometida a una cirugía que le permitirá recuperar el 30 por ciento de su visión, pues le eliminarán la catarata que le invade su ojo y le implantarán un nuevo lente.

A pesar de que debe aplazar su semestre y esperar hasta julio para dar inicio a su carrera profesional, la posibilidad de ser sometida a esta cirugía, que representa un alto riesgo para ella, y poder recuperar algo de su visión, la llena de alegría e ilusión para seguir adelante con sus proyectos, pues, como dice el lema que adoptó para su vida: “El poder y la fuerza de seguir el camino están en la mente y en el corazón”.

ANA MARÍA OCORÓ LOZADA
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente:

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/educacion/jovenes-estudiantes-en-colombia/16528892

volver al principio

CookiesAccept

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Para enriquecer y perfeccionar su experiencia en línea, Asesorías Académicas Milton Ochoa usa "Cookies", tecnologías y servicios similares proporcionados por otros para mostrar contenido personalizado, publicidad apropiada y almacenar sus preferencias en su computadora.Al continuar navegando en nuestro sitio web sin cambiar la configuración de las “Cookies”, o al hacer clic en "Aceptar", usted reconoce y acepta el uso de cookies de Asesorías Académicas Milton Ochoa. Visite la política de privacidad de Asesorías Académicas Milton Ochoa para darse de baja o para obtener más información.

Mapa de sitio

Síguenos

Secciones

Contáctenos

Descargas gratuitas