Menu

‘Estamos buscando mentes brillantes’

Foto:Universidad de los Andes Foto:Universidad de los Andes

La idea es contar el futuro de la educación superior a través de cuentos, cortometrajes y comics.

El Mexicano José Escamilla es Ingeniero de Sistemas, tiene un doctorado en Inteligencia Artificial y la experiencia de 20 años de su vida dedicados a la utilización de la tecnología en la innovación educativa.

Desde que llegó a Bogotá no ha parado de estar en reuniones, charlas, conferencias que coparon los escasos días que estuvo en el país. En una de esas recordó una historia que tal vez resume el propósito de su visita. “La gente que tiene las ideas más innovadoras, es la que uno menos se imagina”.

Recordó la travesía de una empresa en Canadá cuyas minas de oro estaban prácticamente desaparecidas. Habían contratado expertos de todo el mundo para que dieran sus datos geológicos, para que hallaran el preciado metal pero nunca lo encontraron.

La empresa se venía a pique, las acciones caían cuando el director decidió colgar en el internet todos los datos geológicos de la compañía y hacer una convocatoria mundial para hallar una mente brillante que encontrara oro. El premio: 1 millón de dólares.

No lograron la meta expertos en minería ni en otras disciplinas, ni geólogos, fue un grupo de matemáticos de Australia los que resolvieron el enigma. “No hay que subestimar a nadie, no hay que descartar, la gente simplemente tiene buenas ideas con visiones diferentes”.

Escamilla es director del TecLabs, reinventando la educación, una unidad de innovación en educación disruptiva del El Tecnológico de Monterrey, que mira hacía en año 2030 para hablar de educación superior. Ellos trabajarán en asocio con la Universidad de Los Andes y el Banco Santander para lanzar la primera versión del Tecprize en Colombia, una convocatoria que busca mentes brillantes que tengan una visión de cómo debería ser la educación del futuro a través de comics, cuentos y videos cortos. Hay 20.000 dólares en premios.

¿De qué se trata esta convocatoria?

TecPrize busca que participantes de todo el mundo propongan su visión de la educación superior hacia 2049 en tres etapas. La primera de ellas es el ‘10X Learning Prize’, un concurso global de ciencia ficción que convoca a creativos, visionarios y storytellers de todo el mundo a imaginar el futuro de la educación superior en los próximos 30 años.

Pero ¿Qué es lo que se premia?

Se premiará mejor cortometraje, mejor cómic y mejor cuento corto con un total de 20 mil dólares: 12 mil al mejor cortometraje, 4 mil al mejor cuento corto, y otros 4 mil al mejor cómic. Así mismo, como parte del premio, se llevarán a cabo talleres impartidos por los jueces y las universidades aliadas. Ya se han inscrito cerca de 528 propuestas provenientes de todo el mundo y cerrará su convocatoria el 27 de abril. Las otras dos etapas serán un llamado a investigadores, emprendedores y gente de la industria tecnológica para que ayuden a implementar esta visión de futuro.

¿Y además del premio económico qué otro mérito tiene el ganador?

Que podría trabajar con las mentes más brillantes del mundo, respaldado por las universidades más innovadoras. Imagina poder ayudar a solucionar los problemas educativos que la mayoría considera imposibles de resolver.

¿Por qué escogieron la ciencia ficción?

Porque esta nos ha inspirado visiones de futuro que luego se vuelven realidad como por ejemplo los viajes a la luna, los robots, la inteligencia artificial, los celulares, la biotecnología. Hoy todo eso es real. Además, es un método poderoso para contar historias, para lograr que la gente se inspire. Luego queremos convertir todo eso en realidad.

¿Quiénes pueden participar?

Cualquier persona. Los menores de edad tienen que hacerlo con la figura de un tutor. La participación puede ser individual o en grupo. Esta convocatoria está abierta desde diciembre y ya tenemos más de 400 personas inscritas, de más de 40 países, incluidos México, Colombia, Chile, India y Estados Unidos. Queremos que más gente participe y que trabajen en equipo.

¿Por qué tomó la decisión de convocar a la gente para que sean ellos los que den las pistas sobre la educación superior del futuro?

Porque la fortaleza de este tipo de competencias es la participación , en inglés le dicen ‘inteligencia colectiva’. Queremos que la gente, a través de la red, nos ayude a hacer este trabajo.

Educación superior

¿Qué tan importante es el ambiente en la educación superior?

Cuando hablamos de espacios para el aprendizaje y tú diseñas un espacio tienes que saber cuáles son las conductas que quieres propiciar y cuáles quieres inhibir. Ahí está el éxito. Ahí hablamos de la filosofía del diseño de espacios.

¿Qué nos hace falta a los latinoamericanos para optimizar la educación superior?

Por el tamaño de nuestra región tenemos que aparecer en más ránquines internacionales pues prácticamente no figuramos ahí. Si nos comparamos con otros países podemos detectar que no lo estamos haciendo bien. No digo que haya que morir por aparecer en ellos pero sí es importante compararse con otras regiones.

En investigación ¿estamos igual de mal?

Claro. La investigación es uno de los componentes más importantes de los ránquines. Tenemos problemas de reputación académica, profesores por estudiantes, entre otros. Obvio hay excepciones, no quiero generalizar, pero creo que es un tema muy importante para analizar.

¿Cómo reinventar la educación?

Hemos pensado en eso hace mucho tiempo. Hay que hacer cambios sustanciales.

¿Cómo debe evolucionar la educación superior?

Esta es mi visión personal. El futuro de la educación va a ser más personalizada. Los estudiantes no van a estar clasificados por el año en que nacieron, sino más bien por su nivel de desarrollo. Las tecnologías nos van ayudar a hacer que la educación sea distinta, entre ellas, la inteligencia artificial, que no va a sustituir a los profesores, pero sí será un apoyo. Los docentes podrán saber el desarrollo personal de sus alumnos.

El uso de una realidad virtual permite a las personas estar inmersas en distintas realidades. Cualquiera, por ejemplo, podría vivir como un mexicano o sentir la experiencia de una mujer de color en Estados Unidos.

¿Eso es algo parecido a lo que se ve en algunas exposiciones artísticas?

Hay una experiencia muy interesante de un autor mexicano que se llama Carne y arena, está en un museo en Ciudad de México, es una producción que costó dos millones de dólares, tuve la suerte de verla la semana pasada.

Los espectadores entran a un lugar metalizado, esta frío, te quitas los zapatos, y pasas a una sala gigantesca llena de arena, te pones los lentes, y te sumerges en una realidad en la que estás en el desierto, en Estados Unidos, rodeados de inmigrantes, de latinos, que están cruzando. También escuchas helicópteros, patrullas que te persiguen, gente con una pistola que te amenazan y terminas hincado con las manos arriba porque te sientes adentro. Ahí entiendes lo que es atravesar la frontera con tus hijos.

Otro aspecto importante será en el uso de datos en general. Cada vez somos más capaces de cuantificar lo que hacemos, vamos a ser más predictivos.

¿La tecnologías va a permitir una democratización de la educación?

Va a ser más accesible, más personalizada, de mayor calidad. Los contenidos estarán más cerca.

En Colombia, la educación técnica tiende a estigmatizarse como de mediana categoría. ¿Qué opinión le merece a usted la educación técnica y tecnológica?

Hay países en donde la educación técnica tiene buen reconocimiento por parte de los educadores. El asunto es que tiene que ser de calidad, se debe conocer el mercado laboral para que lleguen buenos estudiantes a estas escuelas. Ese tipo de carreras sigue siendo muy importantes.

Pero en el futuro no van a ser tan importantes los diplomas sino las evidencias de lo que eres capaz de hacer.

¿Cuáles son las profesiones u oficios que tenderán a desaparecer?

En las próximas dos décadas hay un montón de trabajos que van a desaparecer. Según la Universidad de Oxford, están la contabilidad y la conducción. Las que tienen menos posibilidades de desaparecer están relacionadas con la salud y el cuidado de los ancianos.

También hablan de las competencias del futuro y ahí explican cuáles son los empleos que se acabarán. En el caso de México, por ejemplo, serían 9 millones a causa de la automatización, la inteligencia artificial y la robótica. En Colombia no tengo el dato pero debe ser un número importante. Se afectarán áreas como la manufactura o los trabajos muy repetitivos y/o mecánicos porque son fácilmente automatizables y por ende más económicos que la mano de obra calificada.

Hay que aclarar que allí habría todo un tema de responsabilidad social. Pero así como en la Revolución industrial surgirán nuevos empleos.

Eso sí, todo lo relacionado e inherente a lo humano, las humanidades, la creatividad, el pensamiento moral y ético, seguirá vigente porque son áreas muy difíciles de automatizar.

¿Cuáles siguen siendo esas barreras de acceso?

La escasez de medios económicos, la falta de conexión de la enseñanza media con la superior y la falta de acompañamiento al estudiante. A mi me gusta un enfoque que tiene una chárter School de Estados Unidos de unas escuelas privadas que funcionan con fondos públicos. Acompañan a los niños desde que entrar hasta que se gradúan de universitarios.

¿La convocatoria termina con el ganador?

No. La siguiente fase vamos a convocar a otro grupo de personas inspiradas en estas visiones de futuro para ir avanzando hacia la construcción de ese futuro de la educación.

Fuente:http://www.eltiempo.com/vida/educacion/primera-version-del-tecprize-en-colombia-186472

volver al principio

Mapa de sitio

Síguenos

Secciones

Contáctenos

Descargas gratuitas