Menu

Cuatro colombianos que se destacan en ciencia, salud y educación

Cuatro colombianos que se destacan en ciencia, salud y educación

Un científico de la Nasa y un profesor entre los mejores del mundo son algunos de los ejemplos .

Un profesor de Ciudad Bolívar, entre los 50 mejores del mundo

El astronauta Thomas Pesquet anunció desde la Estación Espacial Internacional que la ganadora del conocido como el 'Nobel de los profesores' (el Global Teacher Prize) fue Maggie MacDonnell, una canadiense que dicta clases en un alejado pueblo esquimal, en frontera con la antártica. En el público, sentado entre los 50 mejores profesores del mundo, a mediados de marzo, estaba un profesor de la localidad bogotana de Ciudad Bolívar, Alexander Rubio.

Todo el auditorio se dispersó. Sin embargo, el profesor Rubio subió a la tarima, sacó de su maleta la bandera de Colombia y esperó a que le tomaran una foto. No contaba con que todos los amigos que hizo durante los días que estuvo en Dubái, de muchas nacionalidades, lo abrazarían e izarían sus banderas junto a la colombiana.

¿Qué piensa de todo lo que ha visto, profe?

─En mis chicos de Ciudad Bolívar.

─Sí, en medio de todos los lujos de Dubái y de tantas personalidades, Alex piensa en sus chicos de Ciudad Bolívar; en todas las necesidades que pasan.

Los chicos del profe Alex son los estudiantes del Colegio Rodrigo Lara Bonilla. Cuando llegó a trabajar como docente de Educación Física a esa institución se enfrentó en los primeros meses a la muerte de uno de sus estudiantes.

“Yo hablé con él, el día anterior. Le dije que se portara bien. Al día siguiente me llegó la noticia de que lo mataron. Fueron siete disparos.

El profe Alex se acercó a los estudiantes con dinámicas diferentes: artes marciales, acrobacias, gimnasia, porras. “Hice grupos que se quedaban después de clase, eran muchos, todos querían participar”.

De ahí el proyecto empezó a elevarse: hizo trabajos colectivos para cambiar la idea de que los chicos de Ciudad Bolívar son agresivos, delincuentes y drogadictos. En el 2015, el profe Alex congregó a 1.046 estudiantes, docentes y padres de familia del Rodrigo Lara Bonilla y rompieron un récord mundial: impusieron la marca haciendo una práctica simultánea de yoga y de percusión corporal por la paz. Durante ocho meses entrenaron para lograrlo.

“Me enorgullece ver a varios de mis chicos, ya de 25 años, siendo profesionales, con familia; los veo en cosas positivas. Creo que hemos logrado cambiar el paradigma”, cuenta este bogotano de 42 años. Uno de los 50 mejores docentes del mundo en el 2017.

Luis Duarte, talento colombiano en la Nasa

Desde hace 35 años, un colombiano trabaja incansablemente para sacar adelante algunos de los proyectos más importantes de la Nasa. Es Luis Alberto Duarte, quien se ha desempeñado como ingeniero de sistemas aeroespaciales, líder de sistemas de seguridad para los motores del transbordador, asistente técnico del director del Sistema de Transportación Espacial y gerente de riesgos del Sistema de Transportación Espacial, entre otros puestos en la agencia espacial estadounidense.

Duarte, de 65 años, también fue jefe de Ingeniería de Propulsión en el desarrollo del X-33, un prototipo de nave espacial que prometía revolucionar la exploración espacial que finalmente no despegó. Pese a esa frustración, este ingeniero químico de la Universidad Nacional siguió adelante con sus asignaciones en el Centro Espacial Marshall, la sede original de la Nasa, en Huntsville, Alabama (EE. UU.), su centro de operaciones desde hace 29 años.

Desde allí se encarga del diseño y lanzamiento de diferentes tipos de vehículos espaciales, incluido el Sistema de Lanzamiento Espacial, o SLS, por sus siglas en inglés, el cohete que será utilizado para las primeras misiones tripuladas a Marte que llevará a cabo la Nasa.

Duarte considera que, pese a todos sus logros profesionales, su mayor satisfacción fue haber ido a Estados Unidos, sobrevivir y haber trabajado todos estos años en la agencia. “En el aspecto personal, mi mayor logro es tener una familia y un hijo, abogado, de 29 años”, cuenta.

Protectora de las tortugas

Karla Barrientos nunca soñó con investigar y cuidar a las tortugas marinas; lo que realmente le apasionaba eran las medusas y la bioluminiscencia de algunas especies. Sin embargo, cursando segundo semestre de Biología, en la Universidad de Antioquia, se topó con un grupo de voluntarios que cada año, en época de anidación, iban hasta las playas del Chocó a ver este espectáculo.

“Fue amor a primera vista”, recuerda Karla, una paisa de 31 años. “El proceso de anidación es un arte. Requiere un gasto de energía muy alto, pues estos animales tan grandes deben subir a la playa, buscar el lugar más idóneo para dejar a sus crías, excavar, desovar, hacer un camuflaje perfecto para proteger los huevos de los depredadores y luego devolverse nuevamente al agua”, cuenta.

Durante su maestría, en la Universidad de Puerto Rico, conoció e investigó los efectos del cambio climático sobre estos reptiles. Se dio cuenta, por ejemplo, de que el aumento en la temperatura del agua está haciendo que las tortugas aniden en cualquier mes del año, y no en temporadas específicas como solía ocurrir (en el Pacífico colombiano es entre agosto y diciembre, mientras que en el Caribe es entre marzo y julio).

En Colombia tenemos cinco de las siete especies de tortugas marinas que existen en el mundo (caná, carey, cabezona, verde y golfina), todas catalogadas bajo algún grado de vulnerabilidad. La pesca incidental, la sobrecosecha de su carne y huevos, la deforestación, la captura incidental, la contaminación marítima y las redes fantasmas son algunas de sus principales amenazas.

Karla se dedica, desde su Fundación Tortugas del Mar, a promover la investigación, conservación y educación alrededor de estas especies. Ha realizado estudios de genética para analizar sus migraciones, les ha puesto transmisores satelitales para conocer sus rutas, y ha pasado varios meses con las comunidades locales para incentivar programas de turismo sostenible.

“Yo no estoy salvando a las tortugas, ellas me están salvando a mí”, dice Karla. “Pero sí quiero ayudar a conservarlas a partir de la investigación rigurosa. Como colombianos nos hace falta conocer la riqueza que tenemos”.

Salvador de las víctimas de las mordeduras de serpientes

El hoy director del Instituto Clodomiro Picado, uno de los de mayor renombre científico en Costa Rica, lleva más de 35 años lejos de Colombia aportando a la ciencia y a la investigación bioquímica de los venenos de serpiente, así como a la inmunización con ADN para generar anticuerpos contra toxinas de venenos, como él mismo explica.

Nació en Palmira, Valle del Cauca, en 1965. Antes de cumplir los 20 años emigró a Costa Rica, donde residía su familia materna, y en 1988 se graduó como microbiólogo y químico clínico de la principal universidad pública de ese país. No tardó en marcharse a Suecia –becado– para realizar estudios de maestría y posdoctorado en el Instituto Karolinska, en Estocolmo.

De regreso, en el 2002, intensificó su producción científica como catedrático de medicina de la Universidad de Costa Rica y luego como director del Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas de la misma institución. Más de 55 publicaciones en revistas científicas indexadas llevan su nombre como coautor.

Desde el Clodomiro Picado, un instituto con medio siglo de existencia, afirma que se producen sueros antiofidicos o antivenenos para el tratamiento de pacientes envenenados por mordeduras de serpientes en toda Centroamérica, África, Asia y Oceanía. “Más de 300.000 personas han recibido dosis”, puntualiza, sin ocultar que si existiera la oportunidad regresaría a Colombia a aportar sus conocimientos.

Fuente: http://www.eltiempo.com/vida/educacion/cuatro-colombianos-destacados-en-ciencia-educacion-medio-ambiente-y-salud-113170

volver al principio

CookiesAccept

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Para enriquecer y perfeccionar su experiencia en línea, Asesorías Académicas Milton Ochoa usa "Cookies", tecnologías y servicios similares proporcionados por otros para mostrar contenido personalizado, publicidad apropiada y almacenar sus preferencias en su computadora.Al continuar navegando en nuestro sitio web sin cambiar la configuración de las “Cookies”, o al hacer clic en "Aceptar", usted reconoce y acepta el uso de cookies de Asesorías Académicas Milton Ochoa. Visite la política de privacidad de Asesorías Académicas Milton Ochoa para darse de baja o para obtener más información.

Mapa de sitio

Síguenos

Secciones

Contáctenos

Descargas gratuitas