Menu

Prácticas profesionales: una oportunidad que no se puede desperdiciar

Foto: iStock Foto: iStock

Las prácticas profesionales son más que un requisito para graduarse. Son la primera oportunidad para vincularse a una empresa e iniciar un trabajo formal, o una buena manera de empezar a hacer ‘hoja de vida laboral’ para encontrar un empleo.

Por eso el desempeño en esa práctica laboral es determinante, según varios expertos en el tema.

Alejandro Boada, director en gerencia de la innovación empresarial en la Universidad del Externado, explica así la importancia de realizar una buena práctica profesional: “Una cosa es la universidad y otra es la vida real. En la vida real no existen notas; o lo haces bien o lo haces mal. El jefe no te dice ‘a tu balance financiero le faltaron unas cositas, te doy un 4,2; vas bien’. Hacer esa transición mental es vital. Al final, resulta siendo un simulacro muy real la nueva etapa que empieza en nuestra vida, y donde, además se va construyendo experiencia”.

En esto coincide Andrés Cuartas, coordinador de la oficina de egresados, prácticas y bolsa de empleo de la Universidad Sergio Arboleda, porque dice que las pasantías “son una oportunidad para enfrentarse con problemáticas organizacionales reales y buscarles solución. Habrá errores, desde luego, pero lo importante es aprender de ellos”.

Maycoll Prieto, jefe de atracción, selección y formación de la Universidad del Rosario, va más allá. “El aporte es mucho mayor de lo que se cree, dado que las prácticas tienen un efecto en el desarrollo de habilidades blandas, muy importantes para conseguir y mantenerse en un empleo. También, es una oportunidad para descubrir lo que al joven le apasiona hacer y obtener experiencia para luego poder participar en el mercado laboral”.

Esto último tiene que ver con un factor clave que a menudo se olvida por parte de los universitarios a punto de saltar al mercado laboral. Por más que un profesional sea un recién egresado, es decir, que no se espere de él mayor experiencia, en lo que más se fija un posible empleador es en lo que ha hecho hasta ese momento la persona que está considerado para ocupar un cargo. Ver que tan proactiva es esa persona, qué tanto se ha ‘movido’. Y aquí las practicas pueden jugar un papel clave, diferenciador: pues si en el marco de ellas, el practicante se esmera por dar lo mejor de sí, asume retos y logra generar avances y/o resultados concretos, este esfuerzo se podrá luego usar en una entrevista de trabajo (sustentado, desde luego) y, sin duda, eso causará una buena impresión. 

Ahora bien, para que su pasantía sea la mejor, debe tener en cuenta los siguientes consejos.

De acuerdo con el especialista de la Universidad del Rosario, lo más importante es la disposición del practicante. “Debe tener presente que la actitud es primordial, pues permite dar a conocer sus habilidades y disposición para asumir responsabilidades que aporten a su crecimiento como profesional y entregar un valor agregado a la organización”, recomienda. 

Es necesario también adaptarse a la compañía. “Saber leer a la organización para la cual están haciendo la práctica. Es como un trabajo sociológico de entender a su jefe, la cultura organizacional, las simbologías explícitas y tácitas, y las relaciones de poder”, sugiere el especialista de la Universidad del Externado. 

Y, aunque parezca obvio, los expertos sugieren puntualidad y cumplimiento de las responsabilidades asignadas y con el horario de trabajo. Tener un buen desempeño “durante las prácticas abrirá puertas para, posteriormente, vincularse a nuevos cargos y, además, hacer contactos profesionales”, afirma Cuartas.

Más que un requisito

Si bien en algunas carreras la práctica profesional podría no ser una exigencia para graduarse, los estudiantes deben siempre procurar hacerlas. Incluso varias. La primera razón, por hoja de vida, y la segunda, porque “no realizar una práctica profesional puede significar cometer errores muy delicados en un primer empleo de carácter formal, porque se pierde una etapa de aprendizaje muy importante que cuenta con el apoyo de la institución de educación superior y, por supuesto, de la empresa”, apunta Cuartas.

“Lo que sería un error de un practicante se convierte, ahora, en el error del empleado con las consecuencias que esto tiene. Nadie te enseña ni te tiene paciencia. Se te instruye y se esperan resultados”, agregó el académico de la U. Externado.

La presentación personal también es un tema importante. “Es algo que nunca pasará de moda. Como personas, tenemos una imagen frente a quienes nos rodean que genera impacto desde un primer momento. Por ello, es muy importante que el vestuario que utilice sea acorde a la cultura de la organización”, indica Prieto. 

En conclusión, las prácticas profesionales son un espacio de formación en donde los estudiantes pueden aplicar sus conocimientos. El éxito de estas dependerá de la actitud y el compromiso. Aunque también son necesarias proactividad, recursividad y actitud de servicio.

Fuente: https://www.eltiempo.com/vida/educacion/por-que-son-importantes-las-practicas-profesionales-o-pasantias-367066

volver al principio

Mapa de sitio

Síguenos

Secciones

Contáctenos

Descargas gratuitas

WhatsApp