Menu

La revolución del lenguaje a través del Emoji

La revolución del lenguaje a través del Emoji

Este ícono nació en 1982 y ha servido para complementar el lenguaje escrito, aportando la connotación emocional a los mensajes no presenciales.

En el mundo se hablan más de seis mil lenguas. La necesidad de comunicación es innata del ser humano quien, a lo largo de su historia, ha explorado un sinnúmero de posibilidades para expresarse y hacerse entender frente a los otros. Junto a las nuevas tecnologías se popularizó el uso del emoticono o emoji que busca ser, precisamente, un modelo de comunicación universal.

Según la Real Academia Española, un emoticono es una “representación de una expresión facial que se utiliza en mensajes electrónicos para aludir al estado de ánimo del remitente”. La palabra se propuso para el acrónimo  en inglés emoticon, que es una combinación de las palabras emotion (emoción) y icon (ícono).

La comunicación hoy se hace, en gran parte, a través de estos íconos que, por medio de expresiones, gestos y representaciones, dan significado a toda la carga emocional que, por medio de una conversación impersonal que se haga utilizando como plataforma un medio electrónico, no podría traducirse en palabras.

Para Mercedes Sánchez,  coordinadora de los equipos del Corpes XXI de la Real Academia Española y quien comparte la autoría del libro El español en la red, junto a Guillermo Rojo, señala que “los emoticones nacieron, precisamente, como apoyo al lenguaje escrito, como ayuda para interpretar algo que la lengua escrita no podía representar, sustituyendo de este modo al gesto de la lengua oral: alegría, tristeza, sorpresa”.

Pero, ¿cómo se decide que representaciones serán compartidas al rededor del globo terráqueo?

Unicode

Este término se origina de tres objetivos que persigue universalidad, uniformidad y unicidad. Existe para que, en todo el mundo, cada carácter o signo esté clasificado. Es decir, es “un estándar de codificación de caracteres diseñado para facilitar el tratamiento informático, transmisión y visualización de textos de múltiples lenguajes y disciplinas técnicas, además de textos clásicos de lenguas muertas”.

Cuando las computadoras iniciaron se utilizaba el código ASCII (Código estándar estadounidense para el intercambio de información), que fue creado en 1963, se publicó como estándar por primera vez en 1967 y se actualizó por última vez en 1986. La mayoría de los códigos que define en la actualidad son caracteres de control, que producen un efecto en la forma en la que se procesa un texto, además de manejar otros caracteres, entre los que se encuentra la tecla “espacio”.

Sin embargo, Unicode cuenta con una mayor capacidad que ASCII al utilizar más números, puesto que su objetivo es ser el único sistema de códigos que se utiliza a nivel mundial.

Consorcio Unicode

Fue  creado como una organización sin fines de lucro en 1991 para manejar Unicode y definir qué número llevaría cada símbolo. Para hacer parte de este consorcio solo se exige cumplir con el pago de la membresía. Está conformada por compañías informáticas como Google, Apple, IBM, Microsoft, entre otros.

A su vez coopera con organizaciones encargadas del desarrollo de normas, entre las que sobresale el consorcio World Wide Web (W3C), la Coorporación Europea ECMA Intenational y el grupo de trabajo de ingenería de internet.

Las decisiones acerca de qué nuevos códigos se van a incluir es tomada por un comité técnico que, en algunas ocasiones, ha provocado polémicas como la ocurrida en junio de 2016 en la que el ex primer ministro escocés manifestó su incomodidad puesto que el emoji de la bandera escocesa fue negado por el consorcio. “El año pasado le escribí a Apple y al Consorcio Unicode. Pero estoy decepcionado porque, una vez más, Escocia fue dejada por fuera".

Cómo eligen los emojis

En la página de Unicone se explica que todos pueden presentar una propuesta para un emoticono. Sin embargo aclaran que “la propuesta debe tener toda la información adecuada para tener posibilidades de ser aceptada”.

Exigen un documento detallado antes de pasar la propuesta. Para que la idea sea considerada es esencial que factores como compatibilidad y nivel esperado de uso sean considerados por medio de alguna evidencia estadística.

Esto quiere decir que, si alguna persona desea presentar una propuesta para la creación de un emoji de ‘perro caliente’ es necesario que muestre el comportamiento de algún signo similar como ‘pizza’ para la solidez de su caso. También debe incluir un dibujo que esté libre de derechos de autor y que sea de fácil identificación y distinto a otros emojis.

Rechazo de un emoji

El consorcio enumera en su página las razones por las cuáles un emoticono no pasaría su filtro: son muy específicos, demasiado generales, representables por otro símbolo ya existente, representativos de una marca o producto de una moda. Para tomar la decisión de si una propuesta cumple con los requisitos se pueden llevar más de un año. Cuando se comprueba que un emoji sí cumple al detalle con la carta de instrucciones el equipo técnico hace una evaluación final en la que, de ser positiva, se asignaría un número tentativo para el nuevo emoticón.

69 nuevos emojis

El consorcio anunció una lista de nuevos emoticones para que las compañías tecnológicas los incluyan en sus actualizaciones. Se espera que, para septiembre de este año, ya se encuentren disponibles desde cualquier plataforma, sin embargo el tiempo depende de la empresa. Entre las novedades se destacan una serie de rostros “sin género”, una mujer amamantando a un bebé, una mujer utilizando un hijab, y un hombre con barba (petición que se hizo viral en redes sociales). También se incluyen nuevos gestos, comidas y animales.

El emoji más “antiguo”

Un grupo de especialistas de los Archivos Nacionales de Eslovaquia revelaron que encontraron el emoticón más antiguo. Este se encuentra en un documento jurídico de 1635. Peter Bindza, haciendo alusión a los archivos comentó que “Desconozco si es el ‘smiley’ más antiguo de Eslovaquia o el del mundo, pero sí que es de los primeros en la región de Trencin’. El emoji más antiguo que había sido descubierto está en el poema A la fortuna del escritor inglés, Robert Herrick, escrito en 1648.

La creación de los emojis se le atribuye a Scott Fahlman, profesor de la universidad de Carnegie Mellon, quien envió el simbolo ‘:-)’ por primera vez en un correo electrónico el 19 de septiembre de 1982.

Fuente: https://www.elheraldo.co/ciencia-y-tecnologia/la-revolucion-del-lenguaje-traves-del-emoji-376135

volver al principio

Mapa de sitio

Síguenos

Secciones

Contáctenos

Descargas gratuitas